Entrevista a Eva González, formadora en Confor Consultoría&Training - Alquiler de despachos y coworking para empresas - cenema
100777
post-template-default,single,single-post,postid-100777,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Entrevista a Eva González, formadora en Confor Consultoría&Training

Entrevista a Eva González, formadora en Confor Consultoría&Training

Hoy entrevistamos a Eva, ella tiene su espacio en Centro de Negocios Mataró. CENEMA.

Eva González hace un año que se encuentra entre nosotros y que forma parte de la familia de Cenema Centro de Negocios. Inicialmente, lo que le gustó fue el espacio y nuestro estilo.

¿A que te dedicas?

Ejerzo como consultora de empresas y  formadora in company desde el 2006. Soy Autónoma freelance.

Con el cambio de paradigma actual, ya no se fabrica en serie como antes. Se produce y se distribuye de otra forma y lo que funciona actualmente es el trabajo por encargo o por proyecto. Estamos teniendo muchísimo trabajo enseñando a los más jóvenes a buscar sus objetivos y a cambiar constantemente de paradigma porque la gente ya no trabaja toda la vida en una misma empresa.

¿Cuál es tu negocio?

Estoy especializada en consultoría empresarial. Trabajo para fundaciones y tengo dos vertientes, una privada donde hago mucha consolidación de empresas y  mi función es ayudar a  que las personas de esas compañías crezcan, a que hagan sostenible su actividad, a que se pongan en marcha con estos cambios de rumbo, por ejemplo en marketing,  y puedan darse a conocer;  y una segunda vertiente donde ayudamos a emprendedores con el asesoramiento y soporte que se necesita hoy en día cuando alguien empieza un negocio. No todo el mundo puede emprender pero mucha gente sí que puede ponerse por su cuenta, contando con sus energías y con lo que sabe hacer y hacerlo muy bien, de forma ordenada, consiguiendo éxitos. Hay otras opciones al contrato laboral. El mundo del autónomo en diez años ha sufrido unos cambios brutales. Continuamente se está legislando sobre este tema porque los gobernantes se han dado cuenta de que esto ha venido y está aquí para quedarse. La contratación como la entendemos será menor a partir de ahora. Muchas pequeñas empresas tienen pequeños  proyectos y les sale más a cuenta tener un profesional autónomo que se encargue del proyecto en cuestión, externalizándolo. Hace muchos años que ya externalizamos servicios como el de consultoría, RRHH, nóminas, gestoría, Marketing… Esta función de externalización se está dando además ahora con trabajos ejecutivos.

Los coworkings hace muchos años que en Europa se instauraron y aquí ya estamos adoptando esta cultura porque cada vez hay más freelancers. Tienen la gran ventaja de que estos espacios te aportan flexibilidad en función a tus recursos. No has de hacer ninguna inversión. Muchas personas ya se desplazan para trabajar por proyectos a otros países y el modelo de Coworking te permite alquilar un espacio por un tiempo concreto cerca del cliente para el cual trabajas. La oficina tiene sentido cuando tienes un contrato para toda la vida en una empresa, cuando no te vas a mover de ahí, pero si has de viajar o trabajar para terceros, necesitas esta flexibilidad.

Si pensamos en una persona que está empezando, con toda la incertidumbre que hay hoy en día y más en tiempos de Covid, es muy importante que podamos ser muy flexibles y a corto plazo no hipotecarte en unos costes de estructura importantes.

¿Qué servicios ofreces?

Asesoramiento individual a emprendedores y empresas ya constituidas así como formaciones colectivas dirigidas a mejorar las habilidades personales de equipos profesionales que deseen obtener un alto rendimiento.

Utilizo la metodología inductiva, de coaching y mentoring, enfocándome en los objetivos y orientándome al cliente. También he consolidado una gran experiencia en creación y estabilización de empresas, de diferentes ámbitos económicos y desde el inicio de la última década, desarrollo estrategias de negocio de crecimiento para autónomos y pymes.

Gracias a programas que son de carácter público como los derivados del Fondo Social Europeo, se ofrece apoyo económico a diferentes entidades como fundaciones,  como la Fundación EMI, una en la que yo colaboro, y así se pone en marcha este servicio, moviendo el tema del emprendimiento.  Desde la crisis del 2008 ya se vio que no vendrían las grandes fábricas internacionales a salvarnos y reducir nuestra elevada tasa de desempleo.  Se ha hecho mucho énfasis en estas personas, que en aquellos momentos estaban cobrando el paro, para que buscasen su futuro de otra manera, para que emprendiesen, se pusieran por cuenta propia.  Sí que es verdad que no todo el mundo tiene las ganas, el deseo, la oportunidad… Tienes que tener ciertas ganas de ponerte y querer ser tu propio “jefe”, con todo lo que eso conlleva.

También es cierto que muchas personas piensan que el autónomo es el gran castigado de la sociedad, pero se han puesto muchos medios para que esto no sea así. Todavía tenemos mucho camino que recorrer. Siempre podemos pedir más a las instituciones públicas, pero es cierto que han cambiado muchísimas cosas y de hecho con la crisis del Covid se ha constatado que por primera vez, cobraron antes los autónomos que muchos trabajadores de ERTES porque los servicios de desempleo estaban muy colapsados. Las personas autónomas, al ser un paro gestionado por las mutuas colaboradoras de la SS.SS., al mes siguiente ya estaba tramitado. Antes no había prestación de desempleo para los  autónomos y muchas personas aún no saben que esto ha cambiado. Aquí en Cataluña, somos tierra de emprendedores naturales. Muchos jóvenes han visto en casa  que sus padres, abuelos,  han tenido propiedades, negocios, somos familias de negociantes y  es cierto que  en aquellas generaciones pasadas, el autónomo tenía unos derechos distintos, por lo que  la generación de los 80 veía mucho más las ventajas de un contrato fijo que el ser autónomo. Pero ya han pasado 40 años. Esto ha cambiado radicalmente y la nueva era, o sea, el teletrabajo, el ser freelance, los cambios que estamos viviendo no son pasajeros. Algunos evolucionarán  pero este cambio de paradigma ha venido para quedarse. Es muy difícil que volvamos a trabajar en serie y que produzcamos como hace un siglo. Las tecnologías evolucionan continuamente y se quedan desfasadas en muy poco tiempo; esto  quiere decir que no podremos producir masivamente porque lo que compres hoy quedará obsoleto en poco tiempo. No tendrás un coche para toda la vida. Cambiarás de coche y desde hace años tenemos muchas formas para hacerlo; renting, leasing… Hay muchas cosas que nos hacen evolucionar con cierta rapidez y nos hacen pensar en que el modelo profesional de 2040 ya no será  tener una empresa para toda la vida, ni un cliente para toda la vida.

¿Cómo os publicitáis?. ¿Cómo os conoce la gente?

Hacemos mucha publicidad en los servicios públicos y en lugares donde la persona llega cuando necesita soporte o está buscando capitalizar el paro para hacerse emprendedora. Descubren que hay muchos sitios públicos donde se pueden dirigir y entre nosotros no somos incompatibles. Puedes ir al ayuntamiento, a los servicios locales de ocupación, a las fundaciones que son de carácter más privado pero que trabajan con proyectos públicos. Todos trabajamos con mucha homogeneidad. Damos la información que existe, las ayudas legales y cómo te has de dar de alta, mucha facilidad para los trámites… De hecho, nosotros tramitamos el alta como persona autónoma sin coste alguno. Acompañamos a las personas desde el minuto uno en que tienen una duda, una idea, una oferta de trabajo para ser autónomo,  hasta desarrollar con ellos el plan de empresa, la constitución de la misma, etc. Lo único que todo esto le cuesta a la persona es tiempo. Nada más. Los programas están totalmente subvencionados.

Uno de nuestros grandes patrocinadores es Obra Social La Caixa, que invierte dinero directamente para la auto ocupación. Ayudan a que las personas se puedan dar de alta, constituir su empresa y que, sobre todo, si necesitan financiación pueden solicitar líneas ICO o microcréditos. Nosotros también acompañamos a las personas a conseguir esta financiación en el caso de que haga falta.

¿Cómo empezasteis con esta actividad?

Yo empecé en el 2004 -2006, años de bonanza económica, haciendo temas de orientación laboral, que entonces era muy fácil porque tenías a una persona que buscaba trabajo y había mucha oferta. En dos o tres años, todo eso se giró,  llegó la crisis y eso desarrolló nuestra historia reciente. Recuerdo que gestionaba los RR.HH. de una empresa en aquella época, y pasé de tener que buscar el mejor puesto de trabajo para cada persona candidata, a trabajar con sindicatos, con negociaciones de colectivos para despidos de trabajadores. Fue para mí un momento un poco oscuro y comencé a hacer temas de orientación laboral, reorientando todo también hacia el emprendimiento. Trabajé con empresas que empezaban a salir de una necesidad de reinventarse, a  trabajar el tema del marketing personal y, desde aquí orientando a personas.

Yo vengo del mundo empresarial. Estudié primero Empresariales y después Economía y desde esta visión economista aún con marketing, RR.HH. y una parte de la psicología, – tan necesaria en aquel momento – , empecé a trabajar con colectivos de personas en paro, haciendo formación,  también en proyectos ayudando a otras empresas a abrir mercados y así, de la mano del marketing, llegué al tema de la emprendeduría.

En 2013, después de la crisis, volvimos a vivir otro cambio. Parecía que empezaba a remontar la economía real,  aunque habían bajado muchísimo los salarios, y muchas personas que se encontraban en paro, a través de toda la publicidad que se hizo sobre la el emprendimiento en los años anteriores – se lanzaron y utilizaron sus ahorros para abrir su propio negocio y,  ¿qué pasó? muchos de ellos a los ocho – diez meses cerraban. La Generalitat se dio cuenta que entre el 40 y el 60% de los negocios no llegaban al cuarto año de vida y muchos de los pequeños empresarios afirmaban que su prioridad era entonces sobrevivir. La digitalización había entrado en juego y en aquellos momentos todo lo que era online iba a la cabeza. Todos aquellos que habían apostado por un negocio clásico de venta de producto sin servicio estaban sufriendo el desgaste de los años de crisis. Arquitectos que tenían que marcharse fuera porque aquí estaba todo parado, la crisis de la construcción que se llevó por delante a interioristas, diseñadores, muchos sectores análogos… Ante este panorama la Generalitat lanzó un programa para la consolidación de empresas que permitiera darles soporte, asesoramiento, actualización de conocimientos, para que tuvieran oportunidades de seguir adelante. Entré en contacto con una Fundación y  arrancamos este proyecto. Y desde aquí se empezó a trabajar también el emprendimiento, estamos en el 2020 y todavía me dedico a ello.

¿Qué fue lo que te impulsó a busca un despacho en un centro de negocios?

A nosotros nos costó muchísimo encontrar los participantes de la primera edición del programa porque había mucha incertidumbre.  La gente no estaba acostumbrada a este tipo de programas subvencionados y tuvimos que recurrir a todo tipo de sinergias públicas y privadas, a contactos, a través de publicidad, etc, para que la gente nos conociese. En ese momento fue cuando conocí el Consell Comarcal del Maresme y salió un grupo de autónomos y  micro empresas que necesitaban aquel soporte; así  empecé a trabajar desde allí. En aquel momento ellos ofrecían también un centro de coworking para emprendedores. Posteriormente cuando dejé aquello y me dediqué por mi cuenta, pensé en el coworking porque ya lo conocía.

Cuando empiezas necesitas abrirte a los potenciales clientes y no necesitas gastos fijos. Los costes de estructura, los locales, etc. si son muy altos, no podrás hacerles frente y para conseguir el punto de equilibrio con esa cifra económica que a ti te permita ganarte la vida, te costará mucho más. Si tienes costes fijos, todo lo que generas primero se ha de ir a pagarlos, antes de remunerarte a ti con un sueldo. Como profesional, esto lo comunico y lo explico continuamente.  Evidentemente depende del negocio que quieras poner. Si quieres abrir un restaurante o una tienda necesitas un local, pero no todos los negocios necesitan oficina o espacio fijo. Sobre todo los freelancers. De hecho si tu trabajo consistirá en ir a visitar a empresas, una oficina fija será un gasto muy alto por algo que después no utilizarás. El tener un local o no, depende de si el público te viene o tú vas al público. La gente cada vez está más dispuesta a salir de su zona de confort que es la mesa del despacho o la oficina, a salir y ofrecer su producto al cliente.  Hay que moverse. Esta pérdida de timidez realmente nos viene muy bien. Por eso yo soy fan de los coworkings porque reducen mucho el gasto fijo, pero a la vez y como vengo de los RR.HH. veo que te permite conciliar tu vida familiar sin volverte loco trabajando en casa donde no te quitas el pijama, no haces vida social, no conoces a otras personas… De hecho el futuro está en mantener contacto con otras personas y para eso hay que salir del encierro, hacer contactos de networking o en espacios donde la gente está trabajando,  ver personas de otros sectores multidisciplinares, esto te ayuda a reinventarte y a conocer cosas nuevas. ¿Qué sentido tiene estar en el mundo si no aprendes cosas nuevas y sólo vendes lo que ya sabes hacer si además, cada cinco años cambia la tecnología y nos quedamos obsoletos?.

Ahora parece que el teletrabajo ha venido para quedarse pero es muy importante salir de vez en cuando. Tener un espacio donde poder trabajar, unos horarios, una rutina, ver a más gente trabajando, son cosas importantes. Te permite ordenarte, tener control del tiempo. No has de estar preocupado porque tienes que limpiar tu oficina, los cristales, pagar la tasa de basuras al ayuntamiento,etc. Si alguien se ocupa de esto, tú ya sólo tienes que ir a trabajar. No tienes interrupciones, ya que en casa tienes tantas tareas caseras… Muchos profesionales preparan su último diseño, o informe mientras tienden la colada… Es positivo salir de casa.

Y ante estos cambios que estamos viviendo el coworking ocupa una posición muy interesante. Y yo diría que, estratégica a corto plazo.

¿Qué destacarías de CENEMA?

Suelo hacer lo que recomiendo y  uno de mis consejos frecuentemente recurridos es que nunca te quedes con el primer presupuesto, aunque al final aceptes el primer presupuesto.  Hice una exploración de mercado entre todas las poblaciones cercanas a mi domicilio teniendo en cuenta donde yo tenía la mayoría de mis clientes y decidí elegir Cenema Centro de Negocios porque el espacio es moderno, es bonito, es agradable, hay buen feeling y buen clima.  Se respira bien.Tiene luz natural que es muy importante. Los espacios son amplios y dan sensación de paso. Esa amplitud puede ser sinónimo de crecimiento.

También era muy importante la ubicación. Está muy cerca de la estación de tren, muy bien orientada para poder venir caminando, facilidades para aparcar que las ponéis vosotros con el parking y  en todo caso, hay muchas horas del día en las que se puede aparcar sin pagar  si conoces el municipio. Es muy importante la accesibilidad  tanto si vienes en coche privado como en transporte público. Esta ubicación fue un elemento básico a la hora de realizar mi elección.

Y después tuvo que ver también la relación calidad precio. Las ofertas que en aquel momento me hicisteis me ayudaron mucho porque yo trabajo con un colectivo que no paga, que está subvencionado por lo que va dentro del coste que yo tengo asignado para hacer mi trabajo y por ello, el coste del espacio donde reunirme no podía subir mucho porque de lo contrario, mi margen sería muy pequeño. Esta flexibilidad económica la he tenido con vosotros. Además, despreocupación total, wifi, etc., ves que hay movimiento y posibilidad de tener sinergias con otras personas. Las promociones de Cenema Centro de Negocios para que las personas lo prueben son muy útiles.

He aprendido compartiendo este espacio.

¿A quién recomendarías CENEMA?

Ya lo he recomendado, pero lo recomendaría sobre todo a las personas que necesitan empezar con un negocio y a teletrabajadores, aquellos que están trabajando desde casa. De hecho muchos de mis emprendedores os han preguntado por los espacios. Yo recomendaría a las personas que se encuentren en mi lugar, que hagan lo mismo que hice yo y que para mí ha sido muy exitoso: no gastos fijos. Empieza por un coworking, sal, ve a otras personas, ordena tu espacio… Es muy importante ordenar tus horarios. Dedica un tiempo a hacer unas cosas y otro a hacer otras. En casa esto es muy difícil.

Para todos aquellos que todavía están trabajando desde casa, decirles que el precio de salir es muy pequeño. Más de lo que se imaginan. Y la mayoría de las veces, vale mucho la pena.